Agendar servicio

El efecto de las pantallas sobre la salud

Actualmente la tecnología está cada día mas presente, pasamos horas conectados, ya sea a la televisión, al teléfono, tablets o computadores. Es muy común quedarse dormidos con alguna pantalla prendida o el teléfono cerca, sin embargo pasamos por alto el impacto que tienen estos sobre nuestro organismo y su relación con el insomnio.

El insomnio es un trastorno del sueño que dificulta que nos quedemos dormidos o que provoca que nos despertemos aleatoriamente y no podamos volver a conciliar el sueño. El descanso que obtenemos al dormir es un mecanismo que tenemos para poder recuperarnos, es lo que nos permite estar activos y alertas.

El sueño tiene distintas fases, donde la más profunda denominada REM , se alcanza entre 70 y 90 minutos después de dormirse, dura 20 minutos aproximadamente y se va repitiendo en ciclos durante la noche. Esta etapa se ve reducida por el uso de pantallas, lo cual afecta los procesos de almacenamiento de recuerdos, el aprendizaje y la regulación emocional, es decir, nuestro humor.

Las pantallas emiten una luz azul de corta longitud de onda, es decir, tiene mucha energía la cual penetra directamente en nuestros ojos, haciéndole creer a nuestro cuerpo que aún es de día. Esta presencia de luz reduce la producción de melatonina, que es la hormona que induce el sueño y establece nuestra rutina nocturna.

Es muy común dejar la televisión prendida mientras nos dormimos, lo cual parece inofensivo pero aunque no estemos despiertos esto activa nuestra mente, el ruido y la luz nos generan microdespertares que interrumpen nuestras fases de descanso. Por otra parte, esta comprobado que la presencia de esta luz cuando dormimos nos produce o aumenta el bruxismo, es decir, el apriete dentario involuntario durante la noche.

¿Cómo evitar el insomnio por uso de pantallas?

  • Crear una rutina y desconectarse de los aparatos por lo menos 2 horas antes de irse a dormir.
  • Bajar los niveles de cafeína y azúcar.
  • Consumir alimentos livianos por lo menos 3 horas antes de acostarse.
  • Realizar alguna actividad relajante como leer, darse un baño o escuchar música relajante previo a la hora de dormir.
  • Realiza actividad física para liberar energía y estrés, además de mejorar tu salud en general.
  • Si por trabajo debes estar conectado hasta tarde te recomendamos anteojos con filtro de luz azul o cambiar tus dispositivos a modo nocturno.

 

Finalmente, la dificultad para dormir puede estar causada por muchas razones como el exceso de trabajo, la ansiedad, el estrés, los problemas personales, etc. Si tienes insomnio persistente, te sientes cansado todo el tiempo y duermes menos de 7 u 8 horas diarias te recomendamos consultar con un médico de SAC – Salud a Casa para ver el origen y tratamiento específico de tu trastorno del sueño. Agenda tu servicio aquí.

 

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.