Agendar servicio

El cuidado de la piel en temporada de verano

La piel es un órgano muy vulnerable a la exposición al sol y el calor, dado que las altas temperaturas que la deshidratan se combinan con el exceso de humedad y transpiración favoreciendo la aparición tanto de infecciones como dermatitis, sin mencionar la radiación ultravioleta, que le causa daños irreversibles. Es por esto, que durante la temporada de verano la piel requiere un cuidado especial para mantenerse sana y saludable.

El cuidado de la piel no sólo debe promoverse para evitar el cáncer cutáneo -melanoma-, sino también para evitar su envejecimiento prematuro, pérdida de elasticidad y deshidratación. La limpieza, hidratación, protección solar, vestimenta adecuada, alimentación y consumo de agua son los puntos claves a considerar para mantener la piel indemne, y su función de barrera cutánea intacta.

Los 5 puntos claves del cuidado basico de la piel

  1. Limpieza:

La limpieza de la piel se debe realizar todos los días al despertar, y regularmente posterior a una transpiración intensa, así como también luego de practicar ejercicio o posterior a un baño, ya sea en la piscina o en el mar. El lavado de la piel previene su infección, enrojecimiento y deshidratación, y además es útil para retirar los restos de bloqueadores, arena o desechos impregnados.

  1. Hidratación:

Luego de cada ducha o lavado es fundamental humectar la piel aplicando cremas hidratantes, sobre todo en las zonas mas secas como codos, talones y rodillas. El tipo y oleosidad del producto debe ser elegido según si se tiene la piel grasa, seca o sensible.

  1. Protección solar:

Una vez con la piel limpia e hidratada, es primordial la aplicación de protector solar con factor solar mínimo 30 FPS, independientemente de si ocurrirá o no una exposición al sol. Este debe ser aplicado todos los días, en especial antes de una exposicion prolongada al sol, como en una visita a la playa o piscina, y despues de cada baño. Es de suma importancia evitar exponerse al sol entre las horas de mayor radiación de 12:00 a 17:00 hrs.

  1. Vestimenta adecuada:

El exceso de calor favorece la producción de sudor, lo cual se puede controlar utilizando ropa suelta, de colores claros e idealmente hecha de fibras naturales como algodón. Además, es importante el uso de accesorios que protegen del sol, como los sombreros y anteojos de sol con filtro UVB certificado.

  1. Alimentación y consumo de agua:

Se debe promover el consumo de frutas y verduras frescas que favorezcan la hidratación del organismo y de la piel, evitando la ingesta de azúcares saturadas, ya que estas oxidan la piel. Por último, es crucial considerar que en la época de verano el cuerpo pierde más agua, por ende pese a que normalmente se recomienda que un adulto ingiera dos litros de agua al día, en verano este consumo debería aumentar a tres litros diarios.

Recuerda que ante cualquier duda sobre patologías particulares en la piel, puedes consultar con un dermatologo de SAC – Salud a Casa por telemedicina a través de nuestra sección AGENDAR SERVICIO

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.